Síntomas de que tu cuerpo necesita agua y no se la das ¡Te la está pidiendo a gritos!

Para el ser humano el agua es muy importante, ya que al menos el 70% de nuestro organismo está

compuesto por esta, además de que es un compuesto primordial para vivir y realizar muchos de los procesos que hacemos internamente.

Por ello se hace tanto énfasis en la hidratación diaria, ya que hay muchos nutrientes, propiedades y factores que solo absorbemos del agua y cuando no nos hidratamos como deberíamos podemos comenzar a desarrollar ciertos factores.

Seguramente muchas veces has escuchado que debemos beber ocho vasos de agua al día, o quizás has leído una cifra diferente, tal como un litro o dos litros. Lo cierto es que hay que beber la cantidad de agua que tu cuerpo demande y no una cantidad determinada, es decir, tenemos que beber agua cada vez que sintamos la necesidad.

Esto es lo que sucede con tu cuerpo cuando te falta hidratación

El hecho aquí es que debemos saber cuando nuestro cuerpo necesita hidratarse mejor, pues en ese caso se muestran ciertos síntomas que debemos aprender a identificar, para así poder comenzar a evitarlos.

La hidratación incide en muchos procesos de nuestro organismo, por ello cuando esta se vuelve deficiente y nuestro cuerpo comienza a sentir la necesidad de más agua, podemos experimentar los siguientes síntomas:

Calambres. Esto se muestra mayormente en deportistas, ya que los músculos sienten un déficit de electrolitos y por ello es normal que se desarrollen calambres con constancia.

Orina de color oscuro. Nuestro sistema renal elimina los desechos y toxinas del cuerpo mediante la orina, y según esto cuando la orina está más clara es debido a que nuestro organismo está más limpio. Pero, por lo contrario, cuando la orina es muy oscura se trata de una alta concentración de desechos, lo cual se combate con más hidratación.

Ojeras. Este problema aparece con mayor acentuación cuando nuestro cuerpo necesita agua para lubricarse mejor.

Resequedad y problemas de la piel. Este es uno de los problemas más evidentes, cuando no nos hidratamos bien nuestra piel luce opaca, sin vida, reseca y deteriorada.

Estreñimiento y problemas digestivos. El agua ayuda a que los desechos se ablanden, pues cuando no nos hidratamos bien las heces se pueden volver muy duras y causar un estreñimiento evidente.

Así bien, si quieres evitar sufrir de estos síntomas, lo mejor es que comiences a tomar más agua diariamente. Comparte esta información.

Comments

comments