¿Sabías que las madres más pesadas suelen tener hijos más exitosos en la vida?

No existe una normativa ni reglamento que indique cómo tiene que ser una madre o un padre con su hijo,

por lo tanto, la crianza va a depender totalmente de los métodos que los padres crean correctos y efectivos, de este modo, podemos conseguir una gran diversidad en cuanto a tipos de padres.

Debido a la misma personalidad y carácter de los padres, se desarrolla la forma de crianza de estos. Igualmente, se puede decir que todos los padres se enfocan en poner un carácter serio sobre las conductas de sus hijos, pues no hay otra manera para hacer que estos se desarrollen de forma correcta.

Sin embargo, hay casos aislados donde los padres parecen no ponerle mucha importancia a las acciones y comportamiento de su hijo, pues pareciera que les da igual si este se porta bien o se porta mal, o en todo caso no le exigen ni le imponen muchas reglas, lo cual trae sus consecuencias.

Este estudio revela que las madres que son más exigentes tienen hijos más exitosos

hijos

Como dijimos, no hay manera de determinar la manera única y correcta de criar a un niño, pero sí podemos ver cuáles métodos tienen más éxito o forjan a niños con mejor actitud, responsabilidad, respeto y motivados al éxito.

Si bien, cuando somos niños podemos detestar que nuestros padres estén todo el tiempo sobre nosotros diciéndonos cosas y exigiéndonos ciertos deberes. Pero, gracias a un estudio realizado por Ericka Rascon, una investigadora de la Universidad de Essex, se ha confirmado que esta actitud de los padres hace que los niños tengan mejores oportunidades en su vida de adulto, pues están mejor orientados en cuanto a prioridades y metas académicas.

El estudio utilizp una muestra de casi 15000 niños de edades comprendidas entre 13 y 14 años. Este estudio abarco un periodo de 2004 al 2010, y la conclusión que se logró conseguir fue que los niños con padres más estrictos y exigentes tenían mayores aspiraciones académicas que los que fueron criados más “a la ligera”.

Asimismo, también se determinó que las niñas que habían sido criadas de una manera exigente tienen menos posibilidades a quedar embarazadas en su adolescencia.

Así bien, como ves la forma en que somos criados sí tiene mucho que ver con nuestro desarrollo personal. Comparte esta información y comenta lo que opinas.

Comments

comments