Mujer mata a un cisne por querer hacerse una foto con él

En el mundo hay gente realmente desconsiderada ante la belleza natural. Todos contaminamos de algún

modo el planeta tierra, a veces por efectos del uso de un carro, encender una fogata en un bosque, la quema de basura y productos químicos, e incluso el no reciclar es un modo de atacar el planeta.

Sin embargo, quienes no tienen perdón de dios son aquellas personas que deciden matar animales hermosos, exóticos, sólo con la finalidad de revender su piel, carne, huesos o en algunos casos, simplemente realizar una acción tan mínima como sacarse un selfie.

Las selfies, son fotografías tomadas en primera persona, donde comúnmente se busca retratar el rostro y el paisaje que la rodea. Pueden ser retratos en solitario o acompañado de algunas personas, objetos o animal.

EN la época moderna y tecnológica que vivimos, las selfies son más comunes de lo que pensamos. A diarios la gente publica fotos de selfies en los lugares más increíble y realizando cualquier tipo de acciones. En ciertas ocasiones, intentar sacar una foto, puede repercutir de manera negativa para el ecosistema.

Intentó tomarse una foto con un cisne y terminó matándolo para la selfie.

Se conoció que en Ohrid, una ciudad de Macedonia, vivió una experiencia muy mala a causa de una turista búlgara. La mujer luchó y sacó a un cisne del lago, con la finalidad de tomarse una fotografía. Un hecho totalmente perturbador que fue registrado por testigos, incluso por la foto de la misma mujer.

El cisne al verse invadido su habitad y ser tomado por sorpresa, comenzó a forcejear, luchando por liberarse de tan cruel trato, todo esto mientras la mujer trataba de sonreír para la foto. No es primera vez en la que se oye que una persona peligra a un animal para tomarse una simple foto.

En otras ocasiones, llegaron a matar a un delfín joven que fue hallado a orillas de la playa, debido a que una cantidad de turistas lo dejaron fuera del agua para sacar diversas instantáneas. También es caso muy común aquellos que sacan las estrellas de mar del agua para fotografiarlas, desconociendo que esto causa su muerte.

Se conoció, que luego de obtener la foto que supuestamente deseaba, esta turista no identificada, soltó al pobre animal a orillas del lago, donde se quedó tendido un rato antes de fallecer.

Definitivamente, esta clase de acciones muestran la crueldad y decadencia en la que vive el ser humano, lo más preocupante es que sucesos así se repiten constantemente y aún nadie hace nada para detenerlos. Esperemos que el ser humano tome consciencia de su ecosistema, antes de que sea demasiado tarde.

Comments

comments