La negatividad es contagiosa: Rodéate de personas que saquen lo mejor de ti

Ya sabemos que las energías pueden ser buenas o malas, y que aún cuando nosotros nos sintamos bien si

alguien a nuestro alrededor está afectado por energías negativas estas pueden resultar contagiosas, y sí, eso puede suceder y estamos seguros que tú alguna vez lo has experimentado

Tanto las actitudes o estados de ánimo pueden ser tan contagiosos como las energías y es que todos y cada uno de nosotros es vulnerable a ser afectado por este tipo de problemas, y el responsable de esto puede ser la neurona cubelli o espejo.

Esta neurona es la encargada de hacernos empatizar con las personas que nos rodean, y aunque puede tener una función positiva también puede ser negativa ya que al empatizar con personas con energías negativas podemos contagiarnos de estas.

Si quieres conocer más a cerca del porqué es tan fácil contagiarnos de energías negativas y como nos afecta. Sigue leyendo este post que hoy hemos preparado para ti.

Aprende más acerca de las energías y de las personas que te rodean

Aunque no queramos admitirlo, la negatividad solo atrae más negatividad, y esto ha sido comprobado; las opiniones que las demás personas hacen hacia nosotros nos afectan, y más si éstas son negativas.

Esto se comprobó en la Universidad de Indiana, donde experimentaron utilizando diversos productos, de los cuales al ser evaluados se compartieron las opiniones negativas y positivas acerca de estos. Se descubrió que las opiniones negativas que resultaron, tuvieron mayor influencia en las actitudes de las personas participantes, aún cuando estos tenían una actitud positiva.

Esto nos demuestra que la negatividad genera más negatividad y más si estamos en contacto directo con la persona negativa.

Lo mismo sucede con la tristeza. Este sentimiento fue evaluado en la Universidad de Harvard por psicólogos, centrándose en los cambios emocionales y afectivos de la persona más no en los estados emocionales.

Estos psicólogos determinaron la existencia de un “patrón de propagación”, que como un virus consiste en propagar emociones bien sean positivas o negativas; esto quiere decir que si una persona cercana esta feliz puede que nuestro nivel de felicidad aumente al menos en un 11%.

Se concluyó que las emociones son como la gripe, ya que se contagian de la misma manera, si una persona lo tiene, todos los demás resultan afectados. No solo este tipo de emociones son contagiosas, el mal humor y la hostilidad también lo son.

En una Universidad de  Florida esto fue comprobado ya que en su estudio determinaron que el cerebro al estar presente en una de estas situaciones cambia nuestra forma de ver las cosas, e interpretamos todo de la forma que no es. El estudio se basó en tomar a un grupo de personas que habían estado expuestos a situaciones groseras y resultó que estas personas podían continuar con este estado de ánimo por un largo período.

También a los participantes les facilitaron una sopa de letras con palabras negativas y positivas, y las personas que habían experimentado situaciones molestas solo encontraron palabras negativas. Esto nos muestra que dependiendo de nuestros sentimientos vamos a ver todo aquello que nos rodea, si somos negativos, todo será negativo.

Así como estas energías malas son contagiosas, también lo son las buenas y es por eso que te aconsejamos rodearte de personas que saquen lo mejor de ti, es decir, personas felices. No permitas que todo el mundo ingrese a tu círculo íntimo.

Hacer esto nos garantiza contagiarnos de buenas energías y tendremos mayor capacidad de equilibrar nuestras emociones. Si te ha gustado este post te invitamos a compartirlo con tus amigos y familiares para que ellos también conozcan acerca de este tema.

Comments

comments