La historia de una madre con cáncer y su hijo; que tristemente hace llorar al que la conoce

El protagonista de esta historia se llamaba Logan, un niño que vivía en Palmdale, en Los Ángeles,

con su madre quien estaba soltera ya que al tener al niño su novio la abandonó. Para ese momento, su madre Tracey Sullivan tenía 27 años y el pequeño Logan tenía tan solo 8 años de edad.

A pesar de que ambos vivían muy tranquilos, las malas noticias no tardaron en llegar. La madre tenía cáncer de páncreas el cual es uno de los más difíciles de tratar. El estado de la enfermedad ya estaba muy avanzado y los médicos no podían eliminarlo extirpándolo como se haría en otros casos.

Por supuesto toda la familia estaba devastada con la terrible noticia, todo además estaban muy preocupados por el futuro del pequeño Logan. Al comienzo lo cuidaba una prima de Tracey ya que poco a poco ella se fue deteriorando hasta quedar postrada en una cama sin energías ni para moverse.

La prima de Tracey llevaba a Logan siempre al hospital a ver a su madre, ella bromeaba con que se convertiría en un X-Men como los de las películas, por eso estaba allí postrada. Un día todo cambió para Tracey y Logan. Continúa leyendo para conocer que les sucedió.

La triste historia de Logan

Un día Tracey convulsionó y quedo en coma, nadie sabía cómo decirle a Logan lo sucedido y decidieron no llevarlo más al hospital para que no viera a su madre en ese estado. Logan al no poder ver a su madre le hizo una carta, la cual la prima de Tracey llevó al hospital y a pesar de que esta probamente no estaba escuchando la leyó.

El niño en la carta le decía a su madre lo mucho que la amaba y extrañaba, incluso le contaba que el entendía lo que era el cáncer y sabía que ella podía morir e ir al cielo. Según Logan las personas en el cielo se convierten en ángeles y comentó que el también sentía que debía ser un ángel e irse al cielo con ella.

El niño relató que subiría muy alto para estar más cerca del cielo y se lanzaría para esperar a su madre en las nubes. Al leer la carta la prima llamó de inmediato a la casa pero nadie contestaba, pero fue muy tarde, el niño ya se había lanzado de un tercer piso. Dos horas más tarde avisaron que la madre también había muerto en el hospital.

La prima de Tracey decidió compartir la historia para crear conciencia, recuerda que si tienes algún problema hay muchas personas con las que puedes hablar y lo más importante es que te apoyes en tu familia y amigos.

Comments

comments