Ella dejo de arreglarse para su esposo y el la abandono, 1 año después no reconocía su mujer

Muchas mujeres durante el matrimonio se descuidan a si mismas bien sea por que ya no hay tiempo de arreglarse

por estar arreglando la casa, limpiando o bien sea por que el trabajo nos absorbe y no terminamos descuidándonos por el estrés.

Muchos matrimonios se destruyen por esta misma causa y es que al esposo no le gusta que su esposa se descuide tanto y al ver que estas no hacen el menor esfuerzo por hacerlo entonces comienzan los problemas hasta que el hombre la abandona.

Y esto es justo lo que sucedió en el caso de hoy, pues resulta que una mujer dejó de arreglarse para su esposo y este no vio otra salida, sino que abandonarla, pero pues la mujer no se quedó con esa y decidió hacer algo que estamos seguros te sorprenderá

Si quieres conocer más acerca de esta historia, te invitamos a que sigas leyendo este post que hemos preparado para ti. Esperamos que te guste.

Pero que sorpresa la que tuvo este hombre

El hombre relata que su esposa al momento en que la conoció era radiante y hermosa pero que ultimamente había perdido su encanto y belleza, es más hasta había ganado peso y estaba llena de estrías y celulitis en todo el cuerpo, en pocas palabras era otra mujer.

Acota que su mujer dejó de arreglarse totalmente, ya ni se peinaba y rara vez usaba maquillaje, sus ropas eran desaliñadas y nada sexys en comparación a lo que usaba antes, tampoco se hacía manicura, no utilizaba sostén y sus pechos se veían caídos, sus cejas estaba desarregladas y no se ponía ningún adorno.

Un año después de abandonarla la encontró en la calle y pues quedó perplejo al ver que esta estaba radiante y hermosa, casi irreconocible, no tenía ni un poco de flacidez ni rollitos.

El hombre dice que su cabello se veía elegante, con un color rojo vivo y le caía en los hombros, lo que resaltaba sus carnosos labios, llevaba un vestido ajustado que resaltaba su cintura delgada que cualquier mujer envidiaría, era casi imposible que fuese la mujer madre de sus 3 hijos.

Ahora el hombre en su soledad reflexiona que todos esos problemas de flacidez y sobrepeso se debían al embarazo de su tercer hijo, la celulitis y estrías eran consecuencia de la falta de tiempo para cuidarse por estar siempre pendiente de sus hijos, lo que por supuesto tampoco le permitía arreglarse el cabello o las manos.

El poco tiempo que le quedaba se lo dedicaba a su esposo en vez de a ella misma, y a la hora de comer siempre era la última, sus vestidos los cambió por pañales, y sus pechos caídos eran la clara señal de haber amamantado a los niños, y no utilizaba sostén porque así era más fácil amamantar al pequeño.

Aún así esta mujer cocinaba, lavaba, planchaba y hasta tenía la casa limpia y aunque trabajaba mucho siempre se veía feliz, porque para ella nada era mejor que ver a su familia feliz.

Hoy en día el hombre se arrepiente de haber dejado a tan buena mujer.

Tu que opinas de esta historia?

Comments

comments