Doctores le dijeron que su vida corría peligro, bajó 160 kilos y ahora luce increíble

La obesidad es un tema muy fuerte y delicado a nivel mundial. En la actualidad hay cada vez más

personas que padecen esta condición, debido principalmente a los productos concentrados en componentes dañinos para el organismo.

Es muy importante hacerle saber a las personas obesas acerca de su sobrepeso, además aportarle herramientas y la ayuda necesaria para combatirlo. No se trata de hacerse sentir superior ni buscar dañar la autoestima de la persona, se trata de explicarle que su peso puede conducirlo a la muerte si no toma cartas del asunto.

Cuando hay un alto riesgo de enfermedades cardiovasculares, problemas de respiración y daños a los órganos, el tema de la estética puede quedar de lado, la vida necesita ser la prioridad de toda persona.

Esta historia de un hombre que debió bajar 160 kilos se ha hecho viral y seguramente ha entrado en la conciencia de más de una persona. Es el mejor ejemplo de por qué se necesita mantener una buena alimentación y aquí te la contamos.

Hombre debió bajar de peso drásticamente para salvar su vida, este fue el resultado.

Zach Moore es un hombre que llevaba una vida bastante sedentaria y en excesos. Su cuerpo alcanzó los 300 kilos, y adquirió un tamaño que sencillamente no le permitía moverse de modo alguno. Le costaba respirar, no podía levantarse y se le imposibilitó mantener una vida sexual con su pareja.

Una vez los médicos le advirtieron acerca de la posibilidad de morir en caso de no bajar al menos más de 160 kilos, el hombre grabó un video para su hijo de 8 años a modo de despedida. Se rendía iniciando.

Para darse una idea de su condición, sucede que a Zach los músculos le fueron consumidos casi por completo por las grasas que acumuló, los 300kilos. Una vez lo llevaron de emergencia al hospital debido a una intoxicación, fue cuando este hombre abrió los ojos y valoró su vida realmente.

Dejó de lado los vicios y las gaseosas, inició de lleno una dieta estricta y se realizó una compleja cirugía bariatrica. Este proceso fue lo que le permitió al hombre reducir 160kilos, esfuerzo que tomó más de 2 años. Durante ese tiempo también debió luchar con infecciones, llagas y dificultad motora.

Al realizar una profunda cirugía plástica, recuperó la elasticidad de su piel, eliminó el resto de los pliegues de piel debido a su anterior peso. Luego de 4 años, ha pasado una decena de veces por quirófano.

Zach reconoce que estuvo al borde de la muerte y que el esfuerzo de estos años valió la pena por completo. Es ideal que gente como él nos inspire a cuidar nuestra salud. Este hombre afortunadamente tuvo mucha suerte y lo logró, pero no todos tienen la capacidad de llegar tan lejos o vivir lo suficiente.

Comments

comments